John Schofield en Madrid – Fiesta Hippocampus

Home Acciones John Schofield en Madrid – Fiesta Hippocampus

El final de junio trajo a Madrid la suerte de poder disfrutar de John Schofield, jefe del departamento de Arqueología de la Universidad de York , así como director del Centro de Estudios Aplicados al Patrimonio (entre otros), por las mañanas e Hippocampus Dj por la noche. Para esta ocasión volvimos a contar con la esencial colaboración del Colegio de Arqueología de Madrid que le invitó a venir y organizó su conferencia en el Museo Arqueológico Nacional, mientras que nosotros nos encargamos de su faceta más musical organizando una fiesta en Tabacalera.

La charla en el MAN fue sin duda un soplo de aire fresco, con una media de edad muy inferior a la costumbre, y unos temas poco tratados en dicho centro llegando casi a llenar la sala. Esta trataba sobre arqueología del pasado reciente, algo que muchas personas dedicadas a la arqueología y el patrimonio reclaman: que no se trata de civilizaciones antiguas, si no de entender sociedades, incluidas las nuestras, a través de su registro material. Sin embargo, esta época histórica se encuentra con la oposición bajo el falso pretexto de los textos: no es necesaria ya que hay fuentes. Esto nos llevaría a una amplia argumentación que resumiremos con la falta de registro documental y la disparidad entre textos y materialidad que se pudo ver en casos muy paradigmáticos en su conferencia (accesible a través del MAN en este enlace)

Uno de los más paradigmáticos fue el estudio del campamento feminista antinuclear de Greenham Common (noticia de the independent) donde un grupo de 36 mujeres acamparon frente a un silo de misiles durante 19 años, pese a las enormes dificultades y las agresiones policiales y militares. Los trabajos arqueológicos se iniciaron en 2008 (artículo científico completo aquí) para rescatar la historia completa a través del registro material, con más de 600 piezas catalogadas, con grandes aportes de sus protagonistas, que visitaron la excavación. Otro de los ejemplos más impactantes fue el estudio realizado en Turbo Island (Bristol, Reino Unido): la excavación de un espacio de sin techo en el que revalorarles en él desde una metodología muy colaborativa (artículo completo aquí). Pese a ser sobre el pasado más reciente, ya que trabajaban sobre la actualidad, se trata de un tema marginal del que no hay “registro histórico” y, sobre todo, que podía ser útil para disminuir la discriminación social que sufren a la par que se fomenta un patrimonio inclusivo (más información sobre el proyecto). Hemos querido recoger algunas de las palabras de uno de los colaboradores que podéis ver en el artículo

 

“¡La primera vez que oí sobre patrimonio sin-techo y un proyecto de arqueología pensaba que sonaba a coña! Estaba interesada en saber más, pero también algo tímida porque una parte de mí estaba preocupada por lo que otras personas sin-techo pensarían que hacía. Cuando realmente me interesé fue cuando decidí acompañarte [Kiddey] un día, caminando y mirando los lugares en los que había pasado la noche a la intemperie. Vi todos esos lugares -edificios, arbustos y tal- desde un nuevo ángulo gracias a las preguntas que hiciste. Rollo, yo ya sabía que muchos de los sitios donde dormía eran históricos y encontraba objetos viejos que otras personas sin-techo habían tirado; e incluso antes de involucrarme en el proyecto, a veces me tiraba ahí y me preguntaba que habría pasado allí hace muchos años.  Pienso sobre quién habría sido hace cien años, y a veces me pregunto sobre el futuro: ¿seguirá este sitio estando aquí? Pero nunca me había imaginado a mi siendo parte de su historia, y pensando sobre eso, me lleva a seguir moviendo mi curiosidad.

Dar vueltas por la ciudad haciendo arqueología, no solamente vagando, me hizo recordar cuantas personas sin hogar usan estos lugares de los que nadie se fija mucho y recordé cuantas vidas habían salvado este tipo de lugares. Algunos de los lugares donde pasaba la noche podían haber sido viejos y en ruinas o incluso completamente abandonados, pero estos me han salvado la vida, a mí y a incontables vidas de otras personas porque era un sitio al que ir y donde podías arroparte en la noche. En cierto modo, los edificios que llamamos abandonados no están abandonados para nada porque realmente alguien está viviendo ahí, pasando la noche, lo que es gracioso cuando lo piensas.” -Jane Hallam

Esos dos fueron posiblemente los ejemplos más interesantes de los que nos habló John Schofield y que os recomendamos que leáis en los links, ya que están más relacionados con las acciones más sociales que puede hacer la arqueología como fomentar un patrimonio inclusivo, que luche contra la opresión y apoye a colectivos desfavorecidos. Los otros nos muestran como la arqueología puede ser una disciplina de estudio también en la actualidad tanto en la creación de conocimiento histórico como de carácter etnoarqueológico. Uno de esos ejemplos lo encontramos en la investigación realizada sobre una de las bases militares de escuchas en el contexto de la Guerra Fría, ya que con los documentos clasificados, era la forma más pausible de obtener algún tipo de información. También nos habló de la documentación de la vida en caravana y sobre la contaminación en el Pacífico oriental. Fue una charla bastante interesante y fácil de seguir.
Y al día siguiente tuvimos en Tabacalera a su alter ego, Hippocampus Dj (esa región del cerebro asociada a la memoria, las emociones y, especialmente, a la navegación espacial) para disfrutar de la otra faceta de John Schofield que nos estuvo deleitando con su música y con el que pudimos charlar un muy buen rato. Un muy buen final a las dos jornadas.